Dieta astringente: qué alimentos comer y cuáles evitar

 

dieta astringente

La dieta astringente es una dieta especial diseñada para ayudar con diversos problemas gastrointestinales, como la gastroenteritis o la diarrea. Después de estas enfermedades, el cuerpo tiene que lidiar con una gran pérdida de nutrientes.

La dieta astringente puede ayudar a tu cuerpo comiendo alimentos blandos que no requieran mucho trabajo del sistema digestivo. Sin embargo, si los síntomas persisten, después de unos días o se acompañan de dolor, vómitos o fiebre, no debes dudar en buscar ayuda médica.

El siguiente artículo de TuRecetaFitness explica qué es la dieta astringente, qué alimentos puedes comer y te ofrece un plan de alimentación.

¿Qué es la dieta astringente?

Cualquier cosa que cause constricción y desecación del tejido orgánico se llama astringente. Existen muchos medicamentos de venta libre que detienen la diarrea, pero debes tener en cuenta que es mejor no tomarlos sin consultar a un especialista.

Recuerda que este tipo de episodios son una reacción del cuerpo tratando de eliminar las sustancias que dañan el sistema digestivo. Si el malestar estomacal se manifiesta en forma de deposiciones frecuentes, la dieta astringente es una ayuda eficaz en niños o adultos, ya que cumple un doble objetivo:

Aporta al organismo los micronutrientes necesarios y al mismo tiempo asegura una adecuada hidratación, lo cual es fundamental, porque la diarrea se asocia a una pérdida severa de líquidos.

Al estar basado en alimentos ligeros y de fácil digestión, ayuda a que el estómago y los intestinos se recuperen del episodio y poco a poco vuelvan a funcionar correctamente.

Todos hemos sufrido de problemas digestivos en un momento u otro. Normalmente, es porque hemos comido demasiado, o hemos comido algo que nos ha echado a perder el estómago. Este malestar es causado por la mala absorción de nutrientes y puede provocar náuseas, dolor abdominal, calambres, hinchazón, acidez estomacal, reflujo y pesadez.

Fases de la dieta astringente

La dieta astringente debe adaptarse siempre a las circunstancias particulares del individuo. Por regla general, sin embargo, la dieta astringente limita el consumo de grasas y fibra, que son más difíciles de digerir. Cuando los síntomas desaparezcan, debes comenzar a reintroducir todos los elementos de una dieta equilibrada. Estas son las fases más importantes:

Fase de ayuno: Al principio, es normal que el cuerpo rechace la ingesta de alimentos, pero esta fase inicial de ayuno debe ser lo más breve posible. También debes asegurarte de comer suficiente comida y beber suficiente agua.

Fase de ingesta de líquidos: La segunda fase de una dieta de astringencia consiste en introducir los primeros líquidos. Introducir líquidos cada vez más consistentes (en forma de purés) siempre que el organismo sea capaz de digerirlos.

El agua de arroz, las infusiones, los caldos claros (como el caldo de pollo o de res, sin grasa) o la limonada casera son un buen comienzo.

Fase de alimentos sólidos: Finalmente, en la tercera fase, es el momento de empezar a ingerir alimentos sólidos adecuados, siempre en pequeñas cantidades y varias veces al día. También es importante comer despacio y masticar bien.

La intoxicación alimentaria es una enfermedad común que ocurre cuando se consume una bebida o un alimento que está contaminado con parásitos, virus o bacterias.

Cuando tienes intoxicación alimentaria, sufres los síntomas incómodos de tu sistema digestivo, incluida la diarrea.

Alimentos dietéticos astringentes

Por regla general, las dietas astringentes consisten en alimentos nutritivos y de fácil digestión.

Según los diferentes grupos de alimentos astringentes, los más adecuados son:

Carne magra de ternera: solomillo, solomillo, etc.

Carnes bajas en grasas: pollo (sin piel), pavo, conejo.

Pescado blanco: merluza, lenguado, rape, gallo.

Productos lácteos: Yogur, queso crema, leche descremada y leche sin lactosa.

Cereales: arroz

Frutas y verduras astringentes: patatas, zanahorias, calabazas, plátanos, manzanas y membrillos (frutas siempre maduras y sin piel).

Alimentos prohibidos en la dieta astringente:

Legumbres y varios tipos de col.

Bebidas carbonatadas, bebidas alcohólicas, café y té.

Grasas, bollería industrial y alimentos ultraprocesados.

Frutas como piñas, cerezas, bayas con semillas, higos, grosellas y uvas.

Verduras crudas.

Alimentos procesados, especialmente aquellos con aditivos.

La forma en que se preparan los alimentos juega un papel importante en la eficacia de la dieta astringente. En primer lugar, es mejor comer alimentos que hayan sido simplemente cocinados y que contengan una cantidad mínima de grasas o aceites. Se comen mejor al vapor, hervidas o a la plancha para que no te hagan daño.

Hay muchos tés e infusiones para la diarrea que pueden ayudar a aliviar este problema estomacal común de forma natural.

Ejemplo de menú de dieta astringente

La duración de la diarrea y la gastroenteritis puede variar según la causa. En cualquier caso, la dieta astringente ayuda, porque en los casos leves los resultados se van notando poco a poco al cabo de unos días.

Así, puedes preparar una variedad de menús con los alimentos que te hemos indicado, teniendo en cuenta los alimentos que se deben evitar mientras la ingesta ya sea tolerada. El siguiente es un ejemplo de un menú basado en la dieta astringente:

Desayuno: yogur o leche, preferentemente fermentados, es decir, con bacterias beneficiosas para la flora intestinal. El desayuno se puede complementar con unas lonchas de jamón cocido, pavo o un pequeño trozo de pan (no integral) con membrillo. También puedes comer cereales calientes, como avena, crema de trigo o papilla de arroz.

Merienda de la mañana: una infusión con una pieza de fruta (plátano o manzana). También puede comer galletas sin condimentar.

Almuerzo: Puré de papa con zanahoria o calabaza y arroz blanco hervido con pechuga de pollo a la plancha sazonada con hierbas. Otras opciones son la sopa de tapioca o la pasta hervida con trozos cocidos.

Merienda: un requesón, una ración de queso crema o un plátano.

Cena: pescado blanco al horno con patatas o una tortilla con muy poco aceite.

Finalmente, ten en cuenta que las personas con diarrea también deben asegúrate de descansar lo suficiente, ya que poner tu cuerpo bajo estrés mientras tratas la diarrea puede prolongar la recuperación.

En este sentido, debes limitar tu actividad física, puesto que el ejercicio extenuante puede aumentar el riesgo de deshidratación. La hidratación también es muy importante en el tratamiento de la diarrea. Por lo tanto, debes beber mucha agua durante todo el día.

Publicar un comentario

0 Comentarios

Buy Website Traffic